Ay, miren, un pene, qué emoción…

Los 90 y esas ganas de vivir…

¿Cuándo será que Facebook me diga a quienes más de mis amigos les gusta el fisting?

Adicciones

Si lo pensamos con detenimiento, todo el tiempo estamos pasando por o estamos expuestos a adicciones. Quizás una adicción no es más que lo que conocemos como “zona de comfort”.

Los drogadictos son adictos a un químico que les provoca sensaciones que no pueden alcanzar sobrios.

Pero también hay adictos a quedarse en casa un viernes durmiendo, o viendo películas, practicando un hobbie o completando un proyecto personal. Es la zona de comfort de no tener que preocuparse por vestirse adecuadamente, agradar, gastar dinero o hacer el esfuerzo físico de bailar y socializar toda la noche.

También hay adictos a lo intoxicante del amor. A estar con esa persona que les causa admiración, ternura y deseo. Es la zona de comfort de la compañía y el sexo asegurados.

También hay adictos a no hacer nada. Es la zona de comfort de no tener la culpa de nada de lo que pase.

Ve… Nadie pensaría que te gusta la pinga más que el agua.

I became invisible. This is me complaining about something I did and then don’t want it anymore.

Sometimes when the sun is still out I think “there’s still time”. And then I think “time for what?”

When will this “I ruined it” feeling stop bothering me? Does looking at yourself in the mirror and saying it out loud really help? Does people do that?

Don’t you ever listen to songs that hurt too much? And it’s not about them reminding you of something or someone. It’s just they’re so beautiful…

I wanna go to a place where life looks different but the same. I’m usually a passive person but I’m getting to the point where my mind will work for it without me even knowing it.

Entrar a un centro comercial y gritar NO HAY SISTEMA

Y fue así como los maricas en 40 años pasaron de escuchar ópera a deep house alterno oscuro rebuscado progresivo.